viernes, septiembre 02, 2016

 
Haedo, sábado a la noche, mucha juventud, yo con canas y entradas en toda mi cabeza, practicamente calva. Mi imagen, para nada jovial, no está acorde a este tipo de eventos. Eso lo sé, me da verguenza, pero hace más de 15 años que es algo que no quiero dejar. 
Ver espectaculos futbolisticos, ya me cansó y tengo cero admiración por los futbolistas (no me parece un arte, si una habilidad física), pero los recitales me hacen feliz. Es como una especie de religión a que hago adoración a los músicos, cuan dioses en mis escalas de valores.
 
El recital de la banda rosarina, Cielo Razzo, el grupo de rock que hoy más me gusta, supongo por los valores que trasmite en sus canciones donde navega por lo autoreferencial, los valores poco vendibles como la calma, el tiempo, y toda clase de antiheroísmo que, a la gente normal, no le suele gustar, porque roza con sus ambiciones y formas optimistas de ver la vida.
 
Rodeado de gente, a la que no trataba de mirar de frente ni enfrentarla, yo comenzaba a emocionar con la canción: "Te vas" del gran y sensitivo disco llamado "Sideral", identificado por el párrafo "entiendo que el viaje viro a otro rumbo, a otra altura y a otro patrón", una manera simple de vislumbrar cada cambio, e incluso mis valores.
 
Pasando por otros temas nuevos como "Disfraz", "Tantos pasos" y "Que se yo", entre tantas y compartiendo la canción, que me hizo conocer esta banda hace 10 años, llamada "Luna" y como invitado a Ale Kurtz
 
Luego, esperé una media hora, para que llegue "El Bordo", banda más masiva, con un poco más de rock y fiesta, una especie de Soft comparado con "La renga", pero con letras y reflexiones atrapantes, originadas por Ale Kurtz. comenzando con "Soñando despierto", como lo hizo en todos los recitales que lo vi este año, destando el comienzo de la canción: "Borracho en mi ciencia no puedo ver mucho mas mis ojos se olvidaron como había que mirar".  Mis ojos cada vez saben menos como había que mirar, y suelo ver cualquier cosa.
Pasando por casi todos los discos y con mucha sed de un disco nuevo, porque tocan mucho y necesitan renovar el reportorio.
Gran recital, salté, canté, me puse afónico, y a pesar de la vejez y el poco cuidado de mi cuerpo, para no decir que no soy una piltrafa, saqué fuerza para disfrutarlo y bancarme los achaques de los dias posteriores.
 
Este año, tal vez, sea el último que pueda disfrutar de estos recitales, los dolores se sienten y no tengo entrenamiento para bancarlos. Yo creo que entre este y el próximo finalizaran un montón de cosas que hago y son comunes entre gente más joven. Pero me pregunto: "¿De que será el comienzo?"
 
 
 
 
 
 
 
 


Entre escabiosis y otras yerbas densas



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Agosto no fue un mes como lo esperado. Si bien, no soy un ser optimista, en Agosto, muchas de las cosas no salieron como se esperaba.
La escabiosis, adoptada, vaya a saber donde, trajo sensibilidad a mi ser.
La persona que, también fue contagiada, mostró su eficiencia de una manera superadora. Sin dudas, tiene mayor poder de resiliencia. 
Yo me pregunto ¿Por que no tolero cada vez que me estoy volviendo débil? Los derrapes y el auto-hundimiento es cada vez más común. 
El sentimiento de depresión que me lleva a la inacción y las pocas de ganas de hacer cosas, es cada vez más común.
La sarna humana o escabiosis da una picazón inmensa, y se contagia facilmente por las telas y alfombras. No está muy difundida y siquiera hay datos estadísticos, por lo menos a nivel nacional, aunque el contagio, mi contagio, nuestro contagio es muy probable que haya sido en Barcelona.
¿Barcelona? ¿Yo viajando a Barcelona? ¿En que altura estás? ¿De donde salió?
Igualmente los cimientos para una "vida más previsible" están cada vez más lejanos.
 
Volviendo a la sarna. El hecho de limpiar y desinfectar mi tugurio, con un ayuda enorme de alguien a que no puedo dejar de estar agradecido. Poniendo las ropas en bolsas, viviendo un caos anímico, y nos mantuvimos cautivos en el hogar que, por suerte, y por ahora, tengo.
Fin de semana largo potenciando el bajón anímico.
Mucha gente aparenta ser depresiva, pero no tiene idea que la depresión se basa en la inacción, y no en la fortaleza para fundamentar sus actitudes y tener la conducta, disciplina y fuerza para seguir esa conducta.
 
En este caso los dos derrapamos y viviendo en el derrape nos detestamos y nos necesitamos. Una relación profundamente paradojal.  Viviendo la intensidad de todos los sentidos.
Igualmente mi poder de contensión es nulo y siempre lo fue. Mi agredecimiento es eterno. Insisto: merezco estar solo...Y no me vengan que la meritocracia es un insulto o una forma mala de ver la vida.
Aquí, el que se adapta mejor al sistema y a las personas y tiene un fundamentalismo de su forma de vida, es el que merece una vida mejor, y no lo digo yo, lo dicen los valores del sistema.
 
El alcohol es otro elemento paradojal, quiero pensar y vaciarme cada vez más, con el alcohol, a veces, lo hago, siento que no analizo nada, que trasciendo a la ligereza mental, pero el dia después se me hace un infierno cada vez, se acentúan mis pulsiones más bajas.
 
La sarna se ha ido, como se van otras, que hacen una vida más acompañada.
No quiero ser dependiente, lo odio ser, pero hay soledades que pesan, y en muchos ámbitos me siento solo, por lo que no supe sembrar, porque no tengo inteligencia interpersonal, y por sobre todas las cosas, la gente de alrededor solo habla de su entorno y de gente que nunca conocíó, y emite opiniones fundamentadas y clara, a las que no puedo emitir nada.
 
 

jueves, julio 14, 2016

Segundo viaje a Europa.

















Yo, realmente, me pregunto, si estoy a la altura de ir a un lugar, donde es lejos, se habla otro idioma, que la gente sueña ir por la cultura, arquitectura e historia y que yo no sepa un carajo de Paris. Es raro, ¿no?  La principal brega que tuve fue la dependencia, casi total, de la persona que me dio albergue, por casi un mes.  Ella me ayudo una enormidad, durante este tiempo. En cambio, yo, no estuve a la altura de sus pretensiones y sus necesidades. Parece una historia repetida ¿no? Totalmente injusto. La gente como yo, sin darse cuenta de que al recibir mucho más de lo que merece, en todos los sentidos, no puede retribuirlo en hechos concretos.

Me gustó Versalles y los grandes jardines a recorrer, más toda la historia del ostentoso y oneroso palacio de Versalles. La historia, mediante a audioguias o inscripciones sobre la historia de los diferentes Luises y sus ambiciones desmedidas en todo el sentido hedonista y materialista de la vida, involucrando y sintiéndose Dioses.

En el Pompideu hubo una muestra del pintor y expresionista Paul Clee y todas las facetas y cambios que tuvo a lo largo de su vida (si tengo alguna vez ganas, investigaré sobre su vida). Luego otra sala de la movida beat que hubo en los 60’ y el movimiento que dio un viraje contra el consumismo y el conservadurismo en las guerras que se vivía en esos momentos. Muchos artistas fueron apuntados en mis notas, para aprender sobre otras maneras de pensar y vivir y no la que debe ser (como la que yo vivo, como mediocre ser).

El museo de arte y contemporáneo me dio lugar a diferentes movimientos pintores, escultores y demás artistas. También para investigar, para alimentar la mente en otras cosas y no las de siempre, las comunes, que ya estoy harto.

Sinceramente, las investigaciones no serán para nada productivas para imponerme en este mundo cada vez más difícil, en donde quise volar a una altura que no tengo. Todo esto, se dio de casualidad, y jamás creí que iba a visitar Paris, simplemente porque mi clase social, cultural, idiomática y filosófica no está a la altura de esa ciudad.  Yo no tengo ese vuelo, ni la inteligencia para poder absorverlo

Una de las cosas más placenteras y de sosiego fue nadar en el mediterraneo, como alguna vez nadé en aguas tranquilas del Mar Argentino y Uruguayo, sin duda el agua me da lugar a que esté en calma y alegre, con el hecho de trasladarme fuera de la orilla, hasta donde no hacer pie y que la gente no se acerca demasiado.  Apoyado en el mar, horizantalmente, y cantando alguna vieja canción, como por ejemplo, de Los Rodriguez, da la sensación consciente que la vida pasa, pero la detengo un rato, porque nada malo puede pasar.  No pensar profundamente, disfrutar, esa es la postergación de "¿para que vivo?".


Supongo que, tarde o temprano, tendré que seguir mi camino sólo.  Los caprichos y el narcisismo de mi parte, hace que sea menester, no tener que involucrarme, excepto con aquellas personas que realmente le sea útil, y pueda ayudarlos.  Por ahora conozco una sóla persona, y realmente no soy lo suficiente generoso. 


martes, junio 21, 2016

En un museo de pintura – Gustave Moreau (1826 – 1898)






















Tenía que hacer algo en Paris, me gustaba la zona de la estación Liege, con cierta parsimonia entre bares y las diagonales (como la rue Amsterdan o la rue Londres). Igualmente Paris y su lluvia constante lo hacen deprimente, pero quedándome en el lugar donde habito y observar como llueve era, aún peor.  En fin, retornando, he escogido ir al museo (o casa) de Gustave Moreau. ¿Qué puedo yo saber de pinturas? ¿Cómo alguien con mi escasa cultura puede asistir a este tipo de lugares? 

En definitiva, leí algo de su historia, por Wikipedia y asistí. Caminé, aproximadamente 6 cuadras con lluvia, y arribé al lugar pactado. Tenía, por suerte un guardarropa, y comencé a observar los cuadros hechos, en su mayoría, con acuarela, invocando a narcisos, a niños prodigios, y planteándome el “por qué” de los cuadros tienen tanta oscuridad en el primer plano y tanta luminosidad en el fondo.  Tal vez, sea que, la luz siempre está más allá.

La planta baja mostraba obras pequeñas de Moreau, y subiendo al primer piso, se encontraba el lugar de ocio y de descanso del autor, con retratos de su familia (padre arquitecto llamado Louis Moreau), muchas vasijas traídas de diferentes lugares del mundo, sobre todo de su gran estadía en Italia. Algunos retratos de personas conocidas, al menos por mí como Rembrant, Alfred Moisset y algún otro que no recuerdo.  Algunas condecoraciones provistas de diferentes organismos en un diversos lugares del mundo.

Moreau nació en el seno de una familia y tuvo muchos viajes a Roma y otras ciudades de Italia, donde muchos de sus cuadros retratan el Coliseo, el Palatino y demás monumentos, esculturas, templos o lo que sea arquitectónicamente visible.

En los pisos superiores, segundo y tercer piso, encontré, lienzos más importantes, donde se detalla determinados simbolismos en cada uno de sus cuadros y planos de un sujeto u objeto particular como iluminado y todo lo demás. Por ejemplo la sandalia de Moises, otro habla de la procreación y los símbolos de la luna y sol como la diferencia de los géneros.  “Los reyes magos” y la gente alrededor como una pirámide sufriente ante la esperanza de “algo”.   Penelope seduciendo a un centenar de hombres asesinado por Apollo o algún Adonis. 

Los cuadros que muestran mucha gente alrededor, como símbolos de amontonamiento, en los cuales, saca como conclusión cuan, a veces, la vida te oprime y lo peor es saber qué pasa.   Esa fue la sensación al egresar del museo, pensaba que poco soy en esta vida, y cuando será el día que me quede definitivamente sin fuerzas para luchar contra un entorno que se me hace difícil. 

Pero, al margén, sé que no entiendo nada de pinturas, las muestras que estuve en el Borges, era sólo para pasar el tiempo. En estos casos, como en casi todos los caso, me siento un ignorante y mis sensaciones son de vacuidad, parece que estuve perdiendo el tiempo con asuntos que ya fueron extinguidos.


miércoles, junio 08, 2016

El pensamiento negativo






















La usada excusa: “No soy pesimista, soy realista”, indica que muchas acepciones de la interpretación de una realidad pueden ser varias.  El “aparentar” sentirse bien, atrae a las personas que uno trata la diaria. El pensar que alguien tenga el menester de estar bien es realmente complicado, porque maquilla una realidad que no es la misma en el pensamiento.

Estoy de acuerdo que hay que salir del estado de negatividad, pero el pensamiento negativo, da un baño de aceptación  qué no siempre se llega a ser lo que quiere, o sentirse como anhela.  

Los apartados publicitarios del tipo: “Nada es imposible”, es demasiado ambicioso, y hace caer a la gente, muy fácilmente a la frustración. El pensamiento negativo en este caso aplicaría: “Hay muchas cosas imposibles, si intentas alguna, ya sabías el resultado”.  Del cual, se desprendería, el optimismo: “No hay nada que perder”.

Yo tengo una conceptualización negativa en muchos aspectos: social, laboral y hasta económico.  Mi estrategia es partir de la base que soy limitado en todo esto (de hecho, por supuesto, lo soy) e intento pelotazos en los cuales, en muchas oportunidades me he asombrado y sorprendido por los resultados.  En consecuencia, celebro las cosas nimias, y me siento feliz fácilmente.
Ciertos autores ven el pensamiento positivo como infantil, sin tener conciencia de como funciona, por ejemplo en las fiestas de cumpleaños, navideñas, etc.  Es obligatorio sentirse bien. 

La ansiedad que genera que todo va a estar bien, deja de lado los posibles peores escenarios a despojarlos del futuro. Se sabe que están, pero por positividad no se cree que esto puede ocurrir.
Oliver Bukerman dice que el camino negativo se acerca más al realismo: el futuro es incierto y los sucesos suelen ser diferentes a lo que queríamos. Este estado tolerante nos permite adaptarnos a lo que vendrá.  Steve Jobs dejó la siguiente frase: “acordate que vas a morir es la mejor forma de evitar la trampa de que tienes algo que perder”.

Yo no puedo ser ni lograr lo que las personas que me rodearon llegaron a ser, supongo que evolucionaron y son socialmente aceptados. Yo soy, efímeramente aceptado, por los derrapes acontecidos.  El pensamiento negativo, es decir, que una cosa no puede acaecer, permite a tener un plan B.  Por ejemplo preguntas del tipo: ¿Si no me aceptan más en el trabajo que hago? ¿Si ya no hay quien guste de mi por ser chato y aburrido? ¿Si pierdo el colchón económico, como me ajusto? ¿Si no puedo hacer más determinada física, como reacciono? 

Los pensamientos negativos me permitieron a tener planes B, como por ejemplo aprendí a salir solo, a realizar actividades solo, a ser independiente, a rebelarme contra las personas que no encajo, a enamorarme.   En definitiva, a potenciar mi creatividad, ante escenarios imprevisibles y peores de lo que creo. 

El pensamiento negativo ayuda a actuar a la previsibilidad. Sin embargo, el miedo está y el pensamiento negativo puede bloquearte, noquearte, insultarte y vivir en un abismo.   Se convertiría en un pensamiento negativo inútil, sin reacción alguna.

No se puede vivir negativo, pero tampoco todo estará como se planea.

sábado, junio 04, 2016

Que disfraz me coloco con el paso del tiempo.




“Después del óxido, tierra nueva,  yo te prometo florecer”. Esa frase inculcada en el día que mis dígitos se acrecentan, y me hacen saber que estoy más viejo, pero mejor que antes, cuando veía que la vida me excedía.  A pesar que lo incierto y lo extraño es más incierto y extraño también.   Hoy, me siento estímulado, viejo, pero estimulado, no todos los días uno cree que alguien está para darme el cariño y la atención que no se espera, que uno parece ser mejor persona, y que ciertas fibras sensoriales se acrecientan y te eleva.  

En fin, hoy cumplo años, tuve regalos y saludos inesperados. Tal vez porque cada día me pregunto ¿Quién soy yo? Para algunos mi vida es una porquería porque no me asiento, pero yo me siento asentado en muchos aspecto, hoy, sobre todo en sentir por las personas cercanas. Tal vez, mi vida no sea interesante, pero a mi me interesa  y me apasiona, porque cambié en algunos aspectos. No seré el tipo maratonista o nadador de antes, pero me siento más versátil y con la libertad de cambiar y sacarme de encima una etapa que ya fue, y que realmente me deja la pelota al pie, para tener tiempo y hacer las cosas sin prisa y contando con un apoyo y estímulo imprevisto. 
Hoy puedo elegir, porque las maratones fueron y ya no estoy aprehendido a eso, sino a mi posibilidad de cambiar y elegir otras cosas; que no tengan mucho que ver con la disciplina ni la actividad física…Elegir y punto.

En esta edad, entiendo que la calma es mayor que el año pasado, pero sé que es efímera, y tengo que disfrutar este pequeño sosiego y oportunidad, para aprovechar este sentimiento de mejoría, que es finito, lo sé, pero siempre me importó más el camino que el fin en si mismo.
A
hora, ¿Quién soy yo? Un ser falible, asocial, un tanto limitado, vulgar, deprimente, enferma, perezosa, ignorante, aburrida, rencorosa, pero que se mete el disfraz de persona resolutiva, atractiva, firme, inteligente, divertida, tolerante Lo cual me hace duda si ese disfraz, al que vuelco al entorno exterior, proviene de mí o interpretaciones de los demás.  No lo sé, el presente es este y seguro que se va a transformar en algún momento, no soy tan hábil para mantenerme, porque me en el fondo el vértigo se entremezcla entre el placer y el dolor.  El ser más vulnerable a sentir más, hace que corra esos riesgos y le dé rienda suelta a los mismos.

Comienzo mi cumpleaños con el tema “disfraz” de Cielo Razzo, es el que hoy me identifica. Donde vivo una tierra nueva, en la que “no hay que dejar nada, porque nada más importa como hoy”.

Me pego la letra.



No hay ningún mensaje, 
solo viajo en el tiempo 
como vos y un mismo fin 

Un buen disfraz me llevo a tu fiesta 
el tul es fácil quemarlo y vos con lupas 
venís... 

Pasa el tiempo y lo extraño 
es mas extraño, sabes 
después del oxido, tierra nueva 
yo te prometo florecer 

No dejemos nada 
porque nada importa mas que hoy 
se juega así 

Intento dar la vuelta adecuada 
el giro es alto y caigo, todos caemos 
ahí... 

Pasa el tiempo y lo extraño 
es mas extraño, sabes 
despues del oxido, tierra nueva 
yo te prometo florecer 
pasa el tiempo y lo cierto 
es mas incierto, sabes 
después del oxido, tierra nueva 
yo te prometo florecer

miércoles, mayo 25, 2016

Mi red de contención social



El entorno, me da la pauta que se necesita una red de contención social.  El ser humano es un ser social, a lo largo de este blog, quería demostrar mi misantropía con grandes fracasos, porque no todo lo puedo, necesito una red de contención social.  Muchas veces me pregunto: ¿La tengo? ¿Por qué soy reticente a solicitar ayuda? ¿Por qué cuando me otorgan ayuda, siento que estoy en deuda? 

Gente de mi entorno, busca por naturaleza crear y generar vínculos, y según lo que aprendí y aprehendí, no sé si lo realizo espontáneamente.   La soledad, últimamente, me genera ansiedad, pero es por qué mi entorno es social y está hiper-comunicado. Me agota la hiper comunicación, y ciertos resquicios de fobia social, resurgen en mis exposiciones.  Las construcciones o vínculos establecidos me dan una muestra, a pesar de este armado, de exposición y los miedos son fuertes.  Admito que, en este momento, tengo miedo a la gente, y en varios pasajes estando sólo me pone incómodo y ansioso.   Entonces, me pregunto: ¿En qué quedamos? ¿Derrapo en ambos sentidos? Necesito regularme  pero ¿De qué manera? ¿Con farmacología? No, por supuesto que no, sino imponiéndome actividades en las que sienta algo de entusiasmo.  

En estos momentos, mucha gente se está comunicando vía red social, para comentar algún acontencimiento colectivo, familiar, o de su red social.  Yo no, estoy a oscuras con una hoja de Word, reflexionando cual es y cual será mi red de contención social, en el caso que la soledad y la necesidad, pese tanto que me deje llevar por la misma y me derrumbé.  Siempre estoy a punto de caer, y zafo por voluntad y/o de casualidad.    

Algunas definiciones del hombre social, en la cual, supuestamente aplico, pero creí, con cierta contundencia, que sería mejor estar sólo.

Aunque el hombre se presenta como una individualidad, no puede llegar a desarrollarse como persona sino en la relación con los demás.
El hombre no es una isla" . El existir humano es una co-existencia. Hombre es un con-vivir.

Necesitamos de los demás para llegar a la vida, para sobrevivir, para educarnos, para progresar en todo sentido y para trascender por el amor. Necesitamos de los demás para ser persona.

¿Ser persona o ser humano que es lo lleva aparejado? A la escucha, a la adaptación, a la tolerancia, a la persistencia, a la permanencia, al interés del otro como otro entidad persona; estableciendo, de esa forma, un vínculo social, al cual establece la red.

Muchos sucesos experimentados, me demuestran que, si hoy caigo en desgracia, acabaré en una ratonera, como alguna vez pasó y si me falta salud, arréglate como puedas.  Supongo que hice poco por construir una red de contención social, tanto como dador y tanto como receptor.   Me da pánico asumir que es así, que tengo que seguir luchando y que miro al horizonte y siempre es a corto plazo.  Como si a fin de año vaya a desaparecer, eso en el mejor de los casos, como este año. Hay otras tantas veces, que me vislumbro en uno o dos meses.    

La red de contención social es, definida por el estado, a ayudar a diversos sectores genéricos especiales.  La red de contención social de cada uno, supongo que tendrá mucha más solidez que la que observo en la propia.  El desamparo es uno de mis mayores temores, al cual no se lo puedo admitir a nadie.  Y llegando a ese punto, supongo que, tendré dos posibilidades, entregarme (endeudarme) a alguien que me ayude, o continuar con el orgullo de que será más fácil estar sólo y que Señor o señora X no se van a ocupar de mí.

El tema de “El Bordo”, llamado “Quiero ver” (pego en la caratula del tópico) en que destaco el párrafo:
“Si mañana vuelvo a enloquecer y ya no hay nada que me venga bien, sería más fácil estar sólo”.


Yo me pregunto: ¿Será mejor? ¿A la gente le gustan las personas con penurias? Sólo ¿Cómo me salvo? ¿Cómo hago para ocuparme de alguien si no entiendo como establecer vínculos?