sábado, enero 14, 2017

Estadísticas 2016















En la misma senda desde cuando tenía 15 años, ponderando cada dia de mi vida. Hoy, pelado, feo, con más años y sin aprender de las experiencias.

Este 2016 se ubicó 12do. de los 25 años que llevo realizando éste tipo de estadísticas. Es el mejor de los últimos 7, donde el 2009 lo pasa por encima. Apenas un punto más que el 2011, que al tener un día más, da un porcentaje similar, y está por debajo del año 1991. Este año contó 82 dias buenos, 168 normales y 116 malos, está segundo en el podio de mayor cantidad de días buenos. Por el contrario del año 2015, el primer semestre peleaba el campeonato, el segundo lo voltió.

El mejor mes fue Abril con 10 dias buenos 14 normales y el resto malos, donde tiene sentido por qué, a pesar de perder todos los documentos al comienzo del mismo, fue el viaje en sí y la novedad que lo conllevó. Por el contrario el peor mes fue Enero, un mes, sorpresivamente, problemático, con 5 dias buenos, 14 dias malos y el resto normales.  El mes que más cantidad de días buenos califiqué fue, justamente el mejor: Abril. El mes que mayor cantidad de días malos conté fue, justamente, Enero.
En la global de meses positivos, Diciembre le sacó el primer puesto a Enero, y el tercer lugar lo sigue ocupando Julio.  En el global de meses negativos Octubre continúa liderando, Agosto llega al segundo lugar y tercero Junio.

El mejor día de la semana, nuevamente, fue el día domingo, luego le siguió el sábado y tercero el martes.  El último lugar fue para el Lunes, no consigo despertarme de buen humor este dia. Hace más de 20 años que se alternan el Sábado y el Domingo en el primer puesto anual. La última vez que tocó un dia diferente fue en el 1996 donde el Miércoles lideró. Solo dos veces en los computos anuales no ganó ni un Sábado ni un Domingo.

En la general va primero el Domingo, segundo Sábado y tercero el Jueves. El mejor dia de la semana en la jerga popular (Viernes) ocupa la cuarta posición. El día que tiene más días buenos es el Domingo con 380 días, el que tiene más días malos es el Lunes con 486.

En cuanto la actividad física, la ocurrencia de días es la más baja en los últimos 15 años, con tan sólo 126 dias de movimientos sobre los 366 dias del año (34,43%). Aclaro que defino actividad fisica: trotar (más de 4 km), nadar (más de 1 km), jugar a la pelota, ir al gimnasio, subir una montaña, bicicleta (más de 7 km). Descarto caminatas, que a pesar he ido al Gaumont ida y vuelta varias veces, entre otras de más de 10 km (tal vez más adelante las incluya); tener sexo, salir hacer las comprar o mudanzas.  Casi todos los meses tuve más periodo de inactividad que actividad, excepto Octubre con 18 dias de actividad, y el menor fue Agosto que estuve en cuarentena un tiempo por haber tenido sarna.

Laburé, es decir realicé un trabajo normal, durante 163 días en el presente año, siendo el año que más laburé desde el 2010. El mes que más trabajé fue Enero con 22 días laborables. Trabajé todos los meses y el que menos laburé fue Diciembre con tan sólo 2 dias.

En cuanto a redes sociales el señor JM comenzó el 2014 con 140 amigos, y terminó con 145. El más superficial, pero no deja de ser yo mismo, comenzó con 196 y terminó con 198 amigos.


Este año leí algo así como 10 libros, y dos en inglés, el de francés lo abandoné y no computa. Este año vi, exactament, 50 películas. 

Realmente en el 2017, es bastante enferma mi postura, pero seguiré haciéndolo.

miércoles, enero 04, 2017

2017: Pinta dificil














Comienzo de manera atípica el 2017, en una cantina en Tunez, sin nada de cabello en mi pelada cabeza. 
Pareciera un total privilegio y a pesar de muchas sensaciones encontradas, siento que mi rol tuvo inmersión en el siguiente manejo: una dependencia casi total, humillado, sólo para acompañar a un persona que es previsora, soberbia, racional, inteligente, efectiva y un sinfín de cualidades que se auto-adjudica, de lo cual no puedo (ni pude!) demostrar lo contrario a este mote personal.  En otro apartado contaré (a modo de auto recordatorio) mi viaje a Tunez.

Si bien acepté, venir a Europa para pasar las fiestas, y que hay altas probabilidades que me arrepienta de haberlo hecho, a pesar que hubo momentos muy buenos al que me dejé llevar de manera inocente, infantil e ignorante. Me hace acordar un poco a lo estimulado y ciego que estuve con el asunto de las estafas, todo vuelve, y verdaderamente, me siento un parásito. No culpo a ella, simplemente no fui previsor ni estoy ni estaré a la altura de estos manejos y comportamientos. No 

Alguna vez leí que hay tres grandes grados de ser humano: virtuoso, mediocre y parásito (un gusano) y yo me voy arrastrando por este mismo grado.   Amén de sentirme abrumado, ahogado, excedido, desconectado, angustiado, vapuleado, rechazado, histequeado y, en consecuencia, deprimido, el estar sólo me tiene que sacar de esto y la mejor manera es escapar: 

¿Como? Primero es buscar la forma de hacerme entender en Francés (gran frustración) y no que me corrijan, me pisen y no me hagan participar.  Es menester ir saliendo de esta dependencia que me causa tanta infelicidad. Si  realmente, las actividades no alcanzan porque continúo con la misma sensación, ya tengo a mano el teléfono para volver a mi hogar (mi único hogar), y sin avisar, rajarme de acá. 

Mi primer objetivo para esta parte del año es escaparme de este ritmo de vida e imponer el propio. Me demostré este tiempo ser inútil para todo el mundo y toda ayuda no sirvió o no supe como resolverla, dejándome bloqueado y angustiado.  Por ende estudiar Francés con otra gente, es el primer respiro, ir a buscar un gimnasio para salir, hacerme el pelotudo en sus histeriqueos provocadores que no conducen a ningún lado.  Es una gran prueba de la asexualidad y que la provocación sexual está vez no me va a enceguecer, y tenderé a la nulidad (o en el peor de los casos al onanismo), como alguna vez lo he hecho.

En Marzo (si es que no llamo a la compañia de aviación antes) el año comenzará con otra perspectivas: realmente no hay nada concreto, si bien no es el comienzo del 2015 (apretadísimo), voy a buscar el aprendizaje inutil a los idiomas (como un juego), iré a canto, y veré que otras actividades me inventaré: supongo que pileta como primordial y oneroso.  
Estoy mucho más sensible y soy más proclive a caer emocionalmente. Al ser más falible buscaré ocuparme en una vida no tan sacrificada, asocial, más musical, más espectador de cine, más conocimiento, menos viajes excéntricos.  
Ocuparme de mi salud, porque se notan los achaques de la edad. 

Tal vez, sea el último año que experimente muchas cosas. El cambio será adaptado al pasaje del tiempo, a las limitaciones y tirar la cuerda hasta donde pueda tirarla y si me hincha las pelotas la situación: soltarla.  Soltar mi orgullo, soltar mis nervios, colgarme más, analizar pelotudeses que no llevan a nada, simplemente analizarlas, porque la vida no tiene sentido, pero experimentar sentir es su real paradoja.  No merezco nada de lo que experimenté, me lo han dicho, entonces a devolver los trapos.

En Resumen se viene un 2017 más difícil que el anterior, porque no hay nada definido de manera contundente, solo poseo la conciencia y experiencia en lo ocurrido que estuvo vertiginosamente vivido y está bien!.


sábado, diciembre 31, 2016

Un año muy caro el 2016












Comienzo este escrito con una especie de silogismo con respecto a los excesos y sus padecimientos. 

  • "Depresión es exceso de pasado", la nostalgia, en si, de situaciones a las que podía resolver, e incluso sentir calma, comparando con el pasado. Realmente me comparé en todos los aspectos con el pasado, y la depresión se aparejó a las frustraciones de hoy.
  • "Stress es exceso de presente".  Frustración es otro de los términos que denotan en el presente excedido, muchas cosas que apabullaron, sobre todo los sociales, hasta las situaciones más cotidianas, le traté de evitar, porque me causaban stress.
  • "Ansiedad es exceso de futuro". Creo que es el año de ansiedad por excelencia, por viajes que estuvieron por venir, por eventos, por trabajos, por entregas, por reuniones diarias, semanales, por reuniones festivas, por noches que no terminaban, por no saber que camino tomar, etc.
Año caro, si fue un año caro. Insisto que mi vida la acomodé como un relato de Kafka, supongo porque cada acto en el que me involucro con algún asunto ajeno a mis decisiones. lo tuve que pagar con alguien que no soy.  
Este año escuché muchas veces de la gente que si deseás algo, lo conseguís, no importa los limites. Yo pienso que si conseguís algo, bancate el peso del logro y estate a la altura del mismo. 

Este año, como en el anterior, deseé paz, y obviamente no la hubo, ya desde el comienzo con un proyecto en el laboratorio. Además de diferentes problemas con el auto y con mi vida.  
Luego, Cosquin, que a pesar, de mi edad, pude desplegar mi euforia en recitales varios, y donde, creo yo, fue uno de los momentos plenos del año. Así como, el recuerdo de mi primer viaje a Europa en Abril de este año, sobre todo en Roma. Y como mirando el mar en Mar del Plata, en un sombrilla de un balneario de la Perla.  
Se hablan de cosas simples y tuve un trabajo complicado, donde sólo con una persona me sentí genuino, y con las demás tuve que disfrazarme de un ser que sabía las cosas (A veces me desconocía para mis adentros).  
El enfrentarme con la gente en general en diferentes ámbitos, tener que justificar lo que ellos quieren como solución, fue un gran esfuerzo. Y no es que me considero un martir, simplemente lo siento así. Es cierto que, en el trabajo, los berrinches y la honestidad aparecieron cuando me aislaba del resto en un box particular.  Todo esto tiene un precio para el resto, si sos o no apreciado, yo creo que fui, justamente, usado, hasta que llegó el final el dia 2 de diciembre.

La relación de pareja, fue inédita, si bien el precio de la admiración, es carisimo, cuando ella tiene todos los fundamentos de como "son las cosas" y vos te dejas arrastrar, de manera dócil o bloqueante, sobre este accionar. No pude salir a flote en ninguna discusión, porque generalmente no realizo las cosas como la gente inteligente la haría, improviso mucho, y mis ayudas fueron inútiles. Realmente, como tantas otras me siento avergonzado en varias situaciones. 
Por ende más allá de los desplantes onerosos traslados, que este año pude pagar y afrontar, el hecho que me hayan otorgado un favor enorme, me ha salido caro, y realmente esto sí no lo pude pagar, porque mi personalidad no se condice con alguien normal. Fue, en definitiva, un regalo inesperado, al que no pude estar a la altura. Como en todos los ambitos.
 Idioma inglés empeoró, francés sigo nulo, realmente me doy cuenta de lo poco adaptable que soy, a cualquier tipo de enseñanza. 

Ante todo este escrito, todo parece que fue un año de mierda, pero es el ánimo con que estoy escribiendo, y el principal lector soy yo mismo. Pero el primer semestre fue destacable, porque supe organizarme con viajes, trabajo y otras actividades. El segundo semestre fue un tanto mediocre, porque sentí que todo me excedía, y mis fuerzas mordieron la banquina: trabajo, idioma, dejé guitarra, escabiosis, convivencia, razonamientos imbéciles, trato social, decisiones fuera de lugar y   auto-perjudicantes.   Hay planes conmigo mismo, en lo que la calma llegó y que, al no involucrar a nadie, pude sentirme, riduculamente congraciado conmigo. 

Actividades que dejo o que cambio totalmente el paradigma. Muchas otras actitudes, relaciones, conexiones espero soltar.

El 2016 me costó caro, a veces tuve la suerte de relajarme, sobre todo con los recitales, a pesar que me sale cara la edad.  Disfrazarme de inteligente me cuesta caro, hacer actividad fisica me cuesta caro, porque decidí tirarme y hacer nada que pueda justificar. 
Estuve excedido con las decisiones que tuve que tomar, donde otra gente estuvo involucrada y en donde haber recibido mucho y haber devuelto poco me ha sido muy molesto, aunque agradezco lo recibido, y eso hizo que este año haya sido mejor que lo expresado en este manifiesto.




jueves, diciembre 22, 2016

La lista 2016























Un libro:
"Las travesuras de la niña mala" de Mario Vargas Llosa 
Una canción:
Si bien "Disfraz", de Cielo Razzo, lo considero el tema del año. "Lejos" de El Bordo, y "Te vas" de Cielo Razzo, también están en los primeros. Cielo Razzo arrasaría si hago un top 10
Un grupo musical:
"Cielo Razzo" lejos el grupo que más me levantó, identificó, que más disfruté en los diversos recitales, etc. 
Una pelicula:
"Scusate se esisto" y la clásica "La Tregua", Disfruté mucho al verlas.
Una serie:
"Peter Capussotto y sus videos", es la única serie que esperé mirar.
Honestidad bruta:
No estar a la altura de este año, las cosas que ocurrieron fueron avasallantes
Una mujer:
Silvana G., sin dudas, por abrirme paso a otras experiencias, por ser efectiva, critica, directa, a pesar de los conflictos y la distancia, donde la cercanía(comunicación diaria) y lejanía interactuaban . Destaco, en menor grado, a Martina M. porque nos bancamos en Enero en el trabajo, porque saltó por mi, muchas veces y su generosidad
Un hombre:
Ariel P. porque me acompañó, me bancó, se interesó, y es uno de los pocos hombres que puedo hablar fluida y honestamente. Otro para destacar es Ricardo R., laboralmente, un tipo genuino y muy buena leche. 
un viaje:
El primer viaje a Europa de mi vida, destacando Francia, Italia y España, nuevas experiencias vividas. 
Un lugar:
Al costado del Rio Sena (tomando un vino rosse)
Un deseo cumplido:
Haber podido viajar mas de lo que deseaba o pensaba. Vender el auto es otro
Persona perjudicante:
Mauricio Macri, realmente no lo conozco, pero me perjudica.
Un maestro natural:
Realmente no sé este año.
Una actividad:
Jugar al fútbol, cantar, guitarra
un acto solidario:
Me olvidé
un autor:
Leonardo Padura
una novedad:
El viaje a Europa 
una situacion de calma:
Luego del acto sexual. Después de la pileta. Cielo Razzo me dio calma
un paisaje:
Los montes de Amalfi
un evento:
Cosquin Rock: im-pre-sio-nan-te
una reunion
Reunión en Solana de Escobar, jugando al ping pong, al metegol, saltando, bailando.
un mes:
Abril: Viaje y vacaciones
un mes pesimo:
Enero: mucha presión, auto, y otras cosas que me deprimieron
un deseo no cumplido:
No tuve Paz. Empeoré mucho en el idioma inglés.
un exito:
Siento que en lo laboral fue exitoso, y haber ganado experiencias de vida

miércoles, diciembre 14, 2016

Pánico
















Pánico, realmente me da más que miedo este nuevo viaje al exterior.  Muchas veces estar acompañado te puede implicar ahogo e impotencia.  Si, voy a estar acompañado, nuevamente, en casa de otra persona, en un periodo donde tendré que soportar la exposición de mi futilidad ante la conviviente y el resto del mundo. 
Como dice la canción: "Si estás solo, sabes que es lo mismo, desaparecer".  El salir de la cotidianeidad me da pánico.  Es cierto que tendré nuevas experiencias y, a pesar, de mi memoria frágil y mi falta de voluntad, aprendizajes y cursos.  
La preparación del viaje conllevó ( y conlleva) muchas actividades previas: vender el auto, des-suscribirme en determinadas actividades, tratar de quedar bien con futuros trabajos y gente. Dejar ciertas actividades, adaptarme a otros proyectos, perderme un viaje a Cosquin, no festejar fin de año con mi hermano, no poder tocar la viola y cantar que tan feliz me hace.  
Muchas cosas estoy cediendo y a lo cual me planteo, como voy a aguantar. 

La persona en la que convivo es muy dificil para mi, es un ejemplo de excelencia, siempre quiere resolver todo y propone alternativas, a las cuales ni se me ocurren, además de plantear ciertas cuestiones y entrar en un terreno que resbalo por todos lados: me vapulea, me humilla, me bloquea, me deja sin palabras. Y estas situaciones las viviré en vivo y en directo. Después que le estoy agradecido cuando realmente me pone en orbita, es creativa, es dinámica, sensual y muy abierta. 
Este año fui arrastrado, cada vez, más a su ser avasallante, y realmente, no estoy a la altura, y juego al ridículo en diversas situaciones.   
En muchas de estas donde me veo en perspectiva, me digo: "Este no soy yo". Bah! es uno de los tantos "yo" que me da asco. 
Me voy, otra vez, conflictos a distancia, me sucedió en el segundo viaje, realmente el miedo que tengo a dejar todo por un tiempo enorme, me hace llegar la Pánico.  El contexto, la persona, y yo envuelto en todo eso.  Será un viaje con Pánico, espero interactuar, en principio, lo menos posible. 

viernes, diciembre 02, 2016

Fin de ciclo
















Hoy, culmino otro proyecto en el mismo laboratorio que me albergó.  Otro final, otro paso a la incertidumbre laboral. No hay nada concreto, no hay nada digerido.

En la extensión de este blog, mi constante queja fue mi alienación laboral, de los cuales pude sacar rédito, trabajando por temporadas, darme ciertos respiros y algunas satisfacciones. Pero mi relación con la gente no ha mejorado, mi disfraz, es un tanto más notorio.  

No supe, como tantas veces que rumbos tomar para palearme en la vida laboral. Algunas situaciones eran por mi angustia conllevada (2001, 2005) y otras por falta de proyección económica (2008 y 2015).

Este ciclo comenzó a fines de Mayo del 2015, cuando estaba en un pozo económico (que puedo volver a caer a fin del año que viene), una llamada de alguien que me tuvo en cuenta (como una especie de mesias) que tenía una entrevista con unos alemanes y brasileros. La entrevista fue desastrosa y no tuve un augurio de torcer mi situación. Tuve una especie de periodo de prueba, otro de captación, hasta que “click” enganché el laburo, a costa de un esfuerzo extraordinario que tuvo, entre otras cosas, un viaje impresionante y sorpresivo a Orlando.

El 2015 lo culminé con cierta sensación de “gloria” y de “reconocimiento”.  En enero del 2016 he sufrido de una manera incierta. En Febrero enganché otro proyecto, en el que tuve más participación y trabajo de lo esperado.  Pero mi calidad de vida había cambiado, al subyugarme en otros rumbos, en mayor gasto (sideralmente mayor), y en otros caracteres y costumbres. Entonces lo que ingresaba, inesperadamente a lo largo del 2016, lo he consumido en viajes a Europa que realmente tuve el privilegio de realizar, porque no se me había ocurrido en el corto plazo visitarla. 

Fui un referente para los resquicios del sistema anterior, y para las definiciones en el proyecto nuevo que subsiguió al del año pasado. Los diferentes “desafíos” fueron, en su mayor parte, resueltos. Tuve la suerte (no me cabe otro concepto) de ser tildado con benevolencia y reconocido, cada vez que alguien tenía un problema. Entendí, por supuestos, las descalificaciones de otras personas por mi falta de entendimiento con el inglés (que este año no he mejorado mucho, no sentí mejoras), además por mi forma de ser directo e impulsivo, en los cuales mucha gente chocaban conmigo, y quedaba tildado entre ermitaño, asqueroso y pelotudo.  Pero en la etapa de resoluciones, la etiqueta de “genio”, hizo que pudiera trabajar más de lo esperado, y que ensanche la espalda que, yo mismo construí con cierto status que me “impuse” este año (en algún momento escribiré mi reflexión sobre este “año caro”).

Sé que esto lo leo yo solamente, que mis reflexiones, son vueltas a analizar, reflexionar, y hasta me hacen sonreir, porque me gusta, por mismo, aislarme y reflexionar, cuan película se tratara. Miro, con calma, a pesar de mi realidad ansiosa, incierta y falible que me está esperando, a partir de este fin de ciclo. ¿Se siente los fines de ciclo? Y realmente cada vez más, pero partiendo de la base que, por el momento, puedo vivir así, pensando en cuando termina, y fantaseando en el final que, de repente ya llegó.

Hoy, invité a desayunar a un par de colegas, conversamos, y cierta euforia se ha absorbido en mí. Las preocupaciones y ocupaciones, se han disipado por ser éste el último dia.

Los saludos, los abrazos, los besos, ciertas palabras conmovedoras, forjaron mi salida que, intenté que fuese lo más discreta posible, carente de efectos especiales. Porque de ello, no me gusta ser protagonista entre la gente, porque me acostumbré a jugar en la sombras.


Cuando se llega al final, sea cual fuere el resultado, una sensación de nada aparece en mi mente.

lunes, noviembre 21, 2016

Otro banda reencontrada en el 2016

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Corría los finales del 1991, incursionando en la adolescencia, donde mis valores eran ver fútbol, jugar a las canchitas, escuchar y cantar música.  Para esa época, una radio zonal pasaba música en castellano y rock Argentino de manera predominante.   Me compré un casset porque un tema llamado: “Bienvenidos al tren” cantado por el hermano de Calamaro, llamado Javier.  Calamaro estaba en ese momento en España, con un grupo de nombre “Los Rodriguez”.  Contaba con una adolescencia sin atractivo para ninguna mujer, por ende mis salidas, era ir a la cancha o escuchar música todo el tiempo.  Al otro año fui a mi primer recital masivo donde la fiebre de Queen me pegó, asi como “The Beatles” en años ha.  Una de las bandas soporte fueron “Los Guarros” y me había encantando su performance, además que ya tenía el casset. 
Así me han acompañado durante un par de años, en los que fui muy, pero muy fanático, a lo cual, siendo menor de edad, he ido a recital en antros que no estaba acostumbrado y en Mar del Plata, en un lugar llamado “Margarita”, donde me daba un tanto miedo, pero culminé una noche maravillosa, en medio del escenario, con minita y con Javier que me puso el micrófono para cantar.  No pude dormir de lo contento que estuve, y ahí es donde nació uno de mis tantos amores por una banda de Rock.  Mi amor es ridículo, mi vida también, asi que mutis en ahondar la justificación.
Me enteré de la vuelta de “Los Guarros” la semana pasada, y no dude en asistir al Rosedal el sábado 19 de Noviembre.  Como el recital era gratis, dudé de mi seguridad, y realmente, por fortuna, me equivoqué en el preconcepto. 
La banda principal era Airbag, aunque Animal una hora antes que llegue, había llevado muchísima gente.  Llegué con “Coverheads” una banda de covers que está, de a poco, teniendo tendencia nacional y uno de los lideres es German Trippel.  Luego “Barco” una banda de funk que suena aceptable.  Después de unos 15 minutos, una especie de video introductorio del fundamento porque se volvieron a juntar “Los Guarros”, y salieron con el tema “Rosas en tu pecho”, donde canté enfáticamente delante de chicos, muy chicos para mi, algunos con sus padres, la canción con un tanto de timidez. 
Me sentí como si fuera visitante y en la tribuna visitante seríamos 10 que seguimos a ese equipo, con la diferencia de un respecto absoluto del público que fue a ver otra cosa. El espectador de fútbol continua siendo un cavernícola. Canté las canciones que conocía y me sorprendieron la voz intacta de Javier Calamaro y lo showman que sigue siendo avivando al público y mandando fruta. Gitano Herrera impecable en la guitarra.  Una performance de, aproximadamente, una hora, donde pasaron por sus discos y cantó las dos canciones que popularizo con su hermano Andrés: “No me nombres” y “Este minuto”.
Volvieron “Los Guarros”, retornó un pedazo no tan agraciado de mi vida, pero que la música de ellos le daba el sentido de sonreir y me energizaba.  Todo fue mejor de lo esperado.  “Vamos a la Ruta”, con ayuda del público cantando el título del tema, fue el último tema.
Javier Calamaro resume su vuelta con: “GLORIA es eso que vivis cuando sentis que lograste algo que te merecías desde hace mucho tiempo; cuando estas eufórico, inspirado y descargando toda tu energía haciendo lo que mas te gusta; cuando jugas en equipo y te sentís ganador sin importar el resultado…
Anoche volvimos con gloria. Total!
Con la sensación de que había pasado solo una semana desde el ultimo show; con un montón de sensaciones encontradas.
Así nos fuimos a dormir: felices, eufóricos y agradecidos de la vida… y con ustedes
Así que… muchas gracias por estar con nosotros!